Saltar al contenido
Salud dental

La raíz de mis dientes se ha reducido. ¿Es la reabsorción radicular irreversible?

abril 24, 2024
reabsorción radicular

Quieres saber cuál es el riesgo de perder tus dientes, ya que hace unos años recibiste un tratamiento de ortodoncia que, al acelerar el proceso, redujo a la mitad la raíz de tus dientes frontales en la mandíbula superior. Además tu mordida quedó mal, lo que hace que tus dientes frontales en la mandíbula inferior choquen con los superiores. Te han advertido que si esto no se corrige, podrías perder tus dientes en el futuro. Sin embargo, también te han informado que volver a la ortodoncia implica un riesgo similar de pérdida dental.

Estás preocupado/a y no quieres perder tus dientes. ¿Qué opciones tienes para fortalecer las raíces de tus dientes? ¿Es posible revertir esta situación? ¿Cuáles son las posibilidades reales de perderlos? Tienes buenos hábitos de higiene, no tienes sarro ni encías enrojecidas, y de momento no notas tus dientes sueltos. A continuación, vamos a hablar de la reabsorción radicular y cómo fortalecer las raíces de tus dientes.

La pérdida de raíz es conocida como «reabsorción radicular externa«, y es una de las secuelas más habituales del tratamiento de ortodoncia. Aunque suele ser leve y casi imperceptible en la mayoría de los casos, es un proceso natural de remodelación del hueso alrededor del diente, aunque a veces puede ocurrir un exceso de reabsorción debido a diversas razones como la fuerza aplicada por el aparato, el tiempo de tratamiento, la forma de la raíz y la predisposición personal de los dientes.

Si las raíces se han reducido a la mitad, estaríamos ante un caso avanzado de reabsorción radicular. ¿Se puede tratar a pacientes con reabsorciones previas? En general, si la reabsorción no es severa, los movimientos son controlados y las fuerzas aplicadas son adecuadas, se podría considerar un tratamiento. Sin embargo, la sustancia radicular perdida no puede regenerarse, por lo que en casos graves es importante evitar que los dientes reciban fuerzas excesivas.

La maloclusión (el «choque» entre los dientes superiores e inferiores) puede empeorar la situación. Además, siendo joven, es crucial conservar tus dientes, por lo que nuestra recomendación sería usar una férula de descarga o retenedores fijos para evitar que la maloclusión avance. Sería necesario realizar seguimientos radiográficos durante al menos un año para evaluar la estabilidad. Si la situación es estable, se podría considerar un nuevo tratamiento de ortodoncia, con el riesgo asociado de reactivación de la reabsorción. Si no es estable, podría ser necesario consultar a un endodoncista para realizar tratamientos de conductos en aquellos dientes donde la reabsorción avance (aunque el pronóstico en estos casos no es favorable).

Es imprescindible realizar un diagnóstico personalizado y revisar tu historial clínico para entender qué tipo de aparato y fuerzas se utilizaron en tu tratamiento anterior. En casos como estos, un correcto diagnóstico y la experiencia profesional son fundamentales.