Saltar al contenido
Salud dental

Tengo poca raíz en los dientes y se me mueven. ¿Hay alguna solución?

abril 8, 2024
reabsorción radicular

Recientemente, he notado cierta movilidad en mis dientes incisivos, y hace dos años me informaron que podría tener poca raíz en mis dientes. Esto me preocupa mucho, ya que soy muy joven y tengo miedo de perder mis dientes. ¿Hay alguna solución para este problema? ¿Los implantes dentales podrían ser una opción para reemplazar los dientes afectados?

reabsorción radicular

La movilidad dental y la falta de raíces son asuntos serios que requieren atención profesional. La pérdida de raíces dentales, conocida como reabsorción radicular, puede tener varias causas, incluidos traumas, factores genéticos o problemas ortodóncicos.

La mejor manera de tratar este problema es consultar a un periodoncista o a un dentista especializado en salud periodontal. Estos profesionales pueden evaluar la salud de tus dientes mediante radiografías y pruebas de movilidad, y determinar el mejor tratamiento a seguir.

En algunos casos, es posible que se pueda prolongar la vida de los dientes afectados mediante técnicas como la ferulización, que implica fijar los dientes a otras piezas dentales para mejorar su estabilidad. En tu caso, que notas movilidad en los cuatro incisivos, podría hacerse una ferulización por la parte trasera (igual que se hace en las retenciones de ortodoncia), creando un solo bloque con los caninos, con lo que alargaríamos la vida de los dientes al reducir la movilidad.

Sin embargo, si el pronóstico de tus dientes es desfavorable y necesitan ser extraídos, los implantes dentales pueden ser una opción para reemplazarlos.

Es importante recordar que cada caso es único, por lo que es fundamental buscar atención profesional para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado a tus necesidades específicas.

¿Qué es la reabsorción radicular?

La reabsorción radicular es un proceso patológico en el cual las células del cuerpo, por diversas razones, comienzan a degradar y reabsorber el tejido de las raíces de los dientes. Este fenómeno puede ocurrir tanto en las raíces de los dientes permanentes como en las de los dientes temporales (de leche). La reabsorción radicular puede ser interna, afectando la dentina y la pulpa dentro de la raíz del diente, o externa, afectando el cemento y la superficie externa de la raíz.

Existen varias causas posibles para la reabsorción radicular, que incluyen traumatismos dentales, enfermedades periodontales, presión excesiva en los dientes debido a la mordida irregular o maloclusión, inflamación crónica en la pulpa dental, y factores genéticos. La reabsorción radicular puede llevar a la pérdida de la raíz dental y, en casos graves, a la movilidad o pérdida del diente afectado.

Es importante diagnosticar y tratar la reabsorción radicular a tiempo para evitar complicaciones graves. El tratamiento puede variar dependiendo de la causa y la gravedad de la reabsorción, e incluye desde la corrección de factores contribuyentes, como la ortodoncia para corregir la mordida, hasta procedimientos endodónticos para eliminar la pulpa dental infectada y detener el proceso de reabsorción. En casos avanzados, puede ser necesario extraer el diente afectado y considerar opciones de reemplazo, como implantes dentales o prótesis dentales.

Reabsorción radicular Síntomas

Los síntomas de la reabsorción radicular pueden variar dependiendo de la causa y la gravedad del proceso de reabsorción. A continuación, tienes los síntomas más comunes que pueden estar asociados con la reabsorción radicular:

  • Movilidad dental: Uno de los síntomas más prominentes de la reabsorción radicular es la movilidad dental. Los dientes afectados pueden sentirse sueltos o moverse inusualmente en su posición.
  • Sensibilidad dental: La sensibilidad dental, especialmente al masticar o al aplicar presión sobre el diente afectado, puede ser un síntoma de reabsorción radicular. Esto puede ocurrir debido a la exposición de la dentina subyacente debido a la reabsorción del tejido dental.
  • Dolor dental: El dolor dental es otro síntoma común de la reabsorción radicular. El dolor puede ser agudo o sordo y puede empeorar al morder, masticar o aplicar presión sobre el diente afectado.
  • Cambio en la apariencia dental: En casos avanzados de reabsorción radicular, puede producirse un cambio en la apariencia dental. Esto puede incluir cambios en la forma, el color o la posición del diente afectado.
  • Encías inflamadas o sangrado: La reabsorción radicular puede provocar inflamación de las encías alrededor del diente afectado. Esto puede ir acompañado de sangrado de las encías, especialmente al cepillarse o usar hilo dental.
  • Abscesos dentales: En casos severos de reabsorción radicular, puede desarrollarse un absceso dental. Esto ocurre cuando se acumula pus alrededor de la raíz del diente debido a una infección bacteriana.

Es importante tener en cuenta que algunos casos de reabsorción radicular pueden ser asintomáticos y solo detectarse mediante radiografías dentales de rutina o durante exámenes dentales de rutina realizados por un dentista. Si experimentas alguno de estos síntomas o notas cambios en tus dientes, es importante consultar a un dentista para una evaluación adecuada y un tratamiento oportuno.

Reabsorción radicular Tratamiento

El tratamiento de la reabsorción radicular depende de varios factores, como la ubicación y la gravedad de la reabsorción, así como la salud general del paciente. Estas serían las opciones más comunes de tratamiento::

  1. Ferulización dental: La ferulización dental es un procedimiento en el cual los dientes móviles se unen a dientes adyacentes mediante un dispositivo de soporte, como un puente dental o una ferula. Esta técnica ayuda a estabilizar los dientes afectados y prevenir su movilidad adicional. La ferulización puede ser una opción viable para pacientes con movilidad dental leve a moderada.
  2. Endodoncia y reconstrucción: En algunos casos, la movilidad dental puede ser el resultado de una infección o daño en el nervio dental. En estos casos, se puede realizar un tratamiento de conducto o endodoncia para eliminar la infección y salvar el diente. Una vez que se completa el tratamiento de conducto, el diente puede reconstruirse con una corona dental para restaurar su forma y función.
  3. Injerto óseo: Cuando la movilidad dental es el resultado de una pérdida significativa de hueso alrededor de los dientes, puede ser necesario realizar un injerto óseo para regenerar el tejido perdido. El injerto óseo puede ayudar a fortalecer el soporte óseo alrededor de los dientes y mejorar su estabilidad.
  4. Tratamiento periodontal: Si la movilidad dental se debe a enfermedad periodontal, como la periodontitis, es fundamental tratar la enfermedad para detener la progresión de la pérdida ósea y estabilizar los dientes afectados. El tratamiento periodontal puede incluir limpiezas profesionales, raspado y alisado radicular, y en casos avanzados, cirugía periodontal.
  5. Implantes dentales: Los implantes dentales son una opción de tratamiento avanzada y altamente efectiva para reemplazar dientes perdidos. Consisten en tornillos de titanio que se colocan en el hueso maxilar o mandibular, y actúan como raíces artificiales sobre las cuales se coloca una corona dental o un puente dental. Los implantes dentales ofrecen una solución permanente y duradera para reemplazar dientes perdidos, y pueden ser una opción viable incluso en casos de pérdida de raíces dentales en los incisivos.

Es muy importante consultar a un especialista para evaluar el alcance de la reabsorción radicular y determinar el mejor tratamiento para cada situación individual.