Saltar al contenido
Salud dental

Flemón: ¿Espero a que baje solo o voy al dentista?

mayo 16, 2024
Flemón en la boca

Un flemón es una acumulación de pus junto a un diente o muela cuya raíz está infectada por bacterias, y puede ser causado por diversos factores como la acumulación de sarro, una caries profunda o enfermedad de las encías. El tiempo no cura un flemón por sí solo. Nunca debemos esperar a que desaparezca sin tratamiento, ya que las consecuencias pueden ser graves para nuestra salud bucal. Aquí explicamos por qué no debemos subestimar este problema y qué hacer al respecto.

Flemón en la boca

El dolor es el síntoma más evidente de un flemón, a veces agudo y pulsante, aunque no siempre está presente. También puede causar molestias al masticar, tragar o hablar, y en algunos casos, mal aliento, inflamación dolorosa de los ganglios del cuello y fiebre. Las causas principales de su aparición son:

  1. Caries dental: Cuando una caries penetra en el diente, puede permitir que las bacterias infecten la pulpa, la raíz y el hueso cercano.
  2. Pulpitis: Inflamación de la pulpa dental, causada por una caries avanzada, fractura dental o infección.
  3. Periodontitis: La acumulación de placa bacteriana puede evolucionar de una gingivitis no tratada a periodontitis, una infección profunda de las encías que puede causar pérdida de hueso y dientes.

Una mala higiene oral es el principal factor de riesgo para desarrollar un flemón, ya que favorece la aparición de problemas que pueden llevar a una infección bacteriana.

¿Qué puede pasar si no se trata un flemón dental?

Un flemón puede parecer similar a un grano, ya que ambos son acumulaciones de pus, pero esta comparación es peligrosa. La infección dental de un flemón puede extenderse a otras partes de la boca, mejilla, seno maxilar (causando sinusitis), fosas nasales, cuello o lengua, entre otros.

Una infección no tratada puede convertirse en una enfermedad grave que, en casos extremos, puede poner en riesgo la vida. Por ello, es crucial acudir al dentista inmediatamente al notar un flemón, aunque no cause dolor. El odontólogo evaluará la situación y determinará el tratamiento más adecuado, que puede incluir antibióticos y antiinflamatorios, drenaje del pus, endodoncia o limpieza quirúrgica, y en casos severos, la extracción del diente afectado.

Prevención del flemón en la boca

La prevención es esencial para evitar este y otros problemas dentales. Una buena higiene oral con un cepillado adecuado, limpiezas profesionales para eliminar la placa bacteriana y visitas regulares al odontólogo, nos ayudarán a mantener la salud bucal y evitar tratamientos complicados y costosos.

¿Cómo bajar un flemón en 24 horas?

Bajar un flemón en 24 horas puede ser complicado y normalmente requiere la atención de un dentista para evaluar la situación y valorar el mejor tratamiento. Sin embargo, puedes tomar algunas medidas para aliviar el dolor y la inflamación mientras esperas tu cita:

  1. Enjuagues con agua salada: Mezcla una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuaga tu boca varias veces al día. Esto puede ayudar a reducir la inflamación y combatir la infección.
  2. Compresas frías: Aplica una compresa fría en el exterior de la mejilla cerca del área afectada durante 15-20 minutos. Esto puede ayudar a reducir la hinchazón y aliviar el dolor.
  3. Analgésicos: Toma analgésicos de venta libre como ibuprofeno o paracetamol para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  4. Mantén la higiene bucal: Cepilla tus dientes suavemente y utiliza hilo dental para mantener la zona limpia, pero evita irritar el área afectada.

Pero recuerda que estas medidas son solo paliativas, es esencial acudir al dentista lo antes posible para recibir un tratamiento adecuado, que puede incluir el drenaje del flemón, tratamiento de la infección, y posibles procedimientos como una endodoncia o extracción dental.